Tipo de Cambio
Compra
Venta
24/11/2017
$17.85
$18.60

De memorias cortas, de apatías y olvidos

Revelaciones

  
También en Opinión/Colaboradores
Nota publicada el 6 de septiembre de 2017
por Alfredo Mendoza Rodríguez

En el terreno de la inseguridad, ese que ya cobro más de 120 víctimas en lo que va del año, nos hemos vuelto de memoria corta. Demasiado corta.

De un instante de estupor, de sorpresa o temor, brincamos a la apatía, al olvido, al desdén.

Y no hay cosa peor para una sociedad como la nuestra, que acostumbrarse a vivir de la memoria corta.

Una sociedad que hace de lo momentáneo y superficial su estilo de vida, termina por dispersarse, por enclaustrarse.

Me preguntó una persona cercana:

—Y en quedo la investigación sobre los maestros asesinados?

—Cuales maestros?— le respondí.

—Aquellos cuyos cuerpos fueron cercenados— explicó.

Cierto que yo sabía sobre que asunto eran las interrogantes, pero quise esculcar de más en alguien que se salía del común, del letargo.

Antes nadie, en meses, ni por asomo me había cuestionado sobre el tema. De un tema, recuerdo, que nos estrujo. Que nos atrapó por días; que nos conmocionó como pocas veces.

Y esa misma persona cercana me volvió a cuestionar:

—Porque no informan nada? Ya no hay investigación como antes?

Que se le puede contestar a alguien que cuestiona sobre un tema que, lamentablemente, para la mayoría dejo de ser eso, tema.

Y la verdad opte por no abundar mucho.

Más de algo que ignoro. Y es que en serio ignoro si la investigación está abierta o "congelada". Ignoro igual si las autoridades progresan en sus indagaciones y en breve saldrán a ventilar detalles sobre este horrendo suceso.

Antes, aún lo recuerdo, la población presionaba; los medios hacían lo propio. Y la autoridad obligada respondía.

Hoy no. En materia de inseguridad que no de seguridad, estamos inmersos en la memoria corta. Muy corta.

Contamos y damos cuenta de las víctimas. Y nada más. Nada más.

La población no presiona; los medios tampoco. La autoridad que antes trabajaba respondía bajo presión, hoy se dedica a levantar cuerpos.

Del estupor y la consternación momentánea, a la apatía y al desdén. Así estamos. Viviendo de la memoria corta.

Alfredo Mendoza Rodríguez. El autor es periodista y sociólogo.
 
 

Regresar  Imprimir Enviar por email

Derechos Reservados 2017. Queda prohibida la reproducción total o parcial de la nota sin la autorización previa y por escrito de Ensenada Net.

 
|
| Ensenada.net es presentado por : TDM